¿SI CONSUMO GLUTAMINA DE QUE MANERA PUEDO TOMARLA?

glutamina
Compartir en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

Todos sabemos que la glutamina como suplemento es para ayudarnos después del entrenamiento.

Es decir, se debe de realizar la toma ante la práctica de entrenamientos o deportes de alta intensidad o moderada, así como con un nivel considerable de resistencia, como puede ser el caso de: ciclismo, maratón, triatlón y un largo etcétera. Asimismo, resulta muy útil para la recuperación muscular en actividades deportivas que están relacionadas con la musculación, como sería el caso de levantamiento de pesas o máquinas.   Cuando tú eres de las personas que practicas actividades de principiantes o que sean de poco esfuerzo, en realidad la suplementación con glutamina no tiene mucho sentido, ya que el consumo muscular no es tanto como para que tenga que ser recuperado a base de productos extras, es decir, con la cantidad que ingerimos en los alimentos es más que suficiente.   Ahora bien, cuando consideramos que sería mejor consumir la glutamina:   En los traumatismos musculares o golpes En la recuperación de lesiones Problemas de estrés Entrenamientos de resistencia Entrenamientos intensos Estados de agotamiento En casos de quemaduras Enfermedades deportivas o estados patológicos Deportes que involucren mucho desgaste físico Desequilibrios alimenticios que provocan catabolismo muscular.   En estos casos, la toma de glutamina debe de comenzar de forma gradual y siempre controlada por un profesional. Debes de comenzar probando su tolerancia a una dosis mínima para comprobar sus efectos y después ir aumentando progresivamente hasta llegar a la cantidad que se consumirá finalmente.   Para conocer el mayor efecto, se produce cuando se toma el suplemento antes de comenzar con el ejercicio y al terminar. De esta forma se consiguen tener mejores beneficios, ya que por un lado procura la prevención de la perdida muscular y de recuperar el glucógeno gastado al añadir materia prima para su remodelación.   Te recomendamos que sean unas dosis de entre 5 y 10 gramos de glutamina al día. Para tener consumo diario de 5 gramos repartidos en mínimo 2 tomas, es decir, puede ser una hora antes de comenzar con el ejercicio y una hora después de haber terminado dicha actividad, o incluso puede ser antes de acostarse.   Y finalmente recuerda que no es recomendable tomar dosis diarias más grandes que de 15g al día, excepto en situaciones concretas, pero jamás de forma frecuente.