¿LA DIETA A BASE DE FIBRA FUNCIONA PARA BAJAR DE PESO?

FIBRA
Compartir en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

Partiremos entendiendo que la fibra es un componente vegetal que contiene polisacáridos y lignina y que es altamente resistente al hidrólisis de las enzimas digestivas humanas.

 

Asimismo, la fibra tiene un papel fundamental en la defecación y en el mantenimiento de la microflora del colon.

 

Aparte de ayudar a prevenir el estreñimiento, las dietas ricas en fibra se consideran preventivas de enfermedades, controlar la diabetes mellitus, la obesidad o el cáncer de colon.

 

¿Cuáles son los tipos de fibra que existen?

 

1. La fibra soluble atrae el agua y hace que el proceso digestivo sea lento. Además, reduce el colesterol. Se encuentra en el salvado de avena, la cebada, las nueces, las semillas, las lentejas y algunas frutas y verduras.

 

2. La fibra insoluble está en el salvado de trigo, las verduras y los granos integrales. Este tipo de fibra acelera el paso de los alimentos en el estómago y en los intestinos.

 

¿Y cuáles son las principales funciones?

 

La fibra vegetal aporta volumen a la dieta; provoca una sensación de saciedad que puede ayudar a controlar el peso.

 

Aunado a lo anterior, la fibra colabora estrechamente con la flora intestinal, el conjunto de bacterias que viven en el intestino y que son las encargadas de procesar algunos alimentos difíciles de digerir, absorber nutrientes y formar un ecosistema complejo que se autorregula y se mantiene en equilibrio. La fibra ayuda a dar consistencia a las heces y así favorece el tránsito intestinal. Como consecuencia de lo anterior, nuestro metabolismo se beneficia.

 

La consecuencia de tener una dieta pobre en fibra prolongada en el tiempo puede desencadenar problemas como estreñimiento crónico, diverticulosis, cáncer de colon, síndrome de intestino irritable o incluso la colitis ulcerosa.

 

 

Las dietas con fibra

 

Sin lugar a dudas, las dietas ricas en fibra disminuyen el apetito, reducen la cantidad de alimentos consumidos y previenen el aumento de peso.

 

De la misma forma, las dietas con fibra disminuyen la densidad de energía de los alimentos, lo que trae como resultado una disminución en el consumo de calorías y el apetito. También, este tipo de alimentos son más lentos para masticar, por lo cual ayudan a satisfacer el hambre y reducir el tamaño de las comidas, eso sin duda nos benéfica para estar en nuestro peso ideal.

 

Recientemente, se llevó a cabo un estudio holandés, que resolvió que las fibras más viscosas, tales como la pectina, betaglutanos y goma guar, disminuyen el apetito más que las fibras menos viscosas como el trigo, la avena y el maíz. Sin embargo, una dieta alta en fibra sólo disminuye la ingesta de energía en un 2.6% comparado con dietas bajas en fibra.

 

A manera de conclusión: debemos aumentar el consumo de fibra ya que promueve el control de nuestro peso, pero no es un remedio para la obesidad, es lo anterior, combinado con ejercicio principalmente.