¿EN REALIDAD EL ALCOHOL DISMINUYE TUS MUSCULOS?

alcohol
Compartir en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

Después de una agotadora semana, una deliciosa copa de vino o un vaso de cerveza helada con alcohol suena perfecto y es bueno hasta cierto punto…

 

Claro, lo último que quieres es disminuir el efecto positivo del entrenamiento y todo ese duro esfuerzo en el gimnasio.

 

Considerando la avalancha de información científica que muestra que el consumo de alcohol tiene la capacidad de impedir el crecimiento muscular, posiblemente te preguntes si tomar esa copa de vino o el vaso de cerveza valga la pena.

 

Recientes investigaciones sobre el fenómeno de que el alcohol induce la pérdida muscular han mostrado que todo depende de la dosis, mientras más alcohol consumas mayor será la pérdida muscular, sin embargo, consumir pequeñas cantidades de alcohol estimula la producción de testosterona, ofreciendo un ambiente más anabólico que ayudará al crecimiento muscular.

 

EL ALCOHOL IMPIDE LA SÍNTESIS DE PROTEÍNA EN LOS MÚSCULOS

 

La respuesta anabólica en el tejido muscular se debe a la diferencia entre la síntesis y degradación de proteínas en la que altos niveles de síntesis de proteína resultan en crecimiento muscular. Esta respuesta anabólica puede disminuir significativamente por el consumo excesivo de alcohol.

 

El consumo de alcohol puede alterar la cantidad de testosterona, una hormona anabólica, lo que tiene una influencia considerable en el crecimiento muscular. Este efecto es aparentemente dependiente de la dosis; poca cantidad de alcohol eleva la producción de testosterona, mientras que una cantidad mayor causa una baja considerable en esta hormona.

 

La depleción de testosterona, combinado con el pico de cortisol producidos por el consumo excesivo de alcohol, aumenta la degradación de proteínas y contribuye de forma negativa en el tamaño y fuerza de los músculos.